RESTAURANTE ETÍOPE EN BARCELONA TAiTU

Me gusta la comida que requiere cierta participación del comensal. Las pipas o los pistachos, son la versión más simple, hay que ir pelándolos así que uno está entretenido.

La cocina etíope es otro ejemplo, no solo va de ingredientes y elaboraciones, además la manera de comer es una parte fundamental. Platos pensados para compartir, que se comen con las manos y que uno va mezclando a medida que va comiendo.

Así que sabía que el Restaurante Etíope TAiTU me iba a gustar. Está en la Calle Nou de la Rambla, muy cerca de la Sala Apolo, en el Poble Sec de Barcelona.

Un espacio diáfano, de iluminación cálida, en el que llaman especialmente la atención las mesas. Llamadas Mesob, son uno de los elementos principales de la cocina etíope, dado que recogen los grandes platos para compartir.

El nombre del restaurante hace referencia a la emperatriz más famosa de Etiopía. Fundadora de la capital, Addis Abeba, aseguró la independencia del país.

La carta es muy curiosa, tienen un precio cerrado por persona que incluye los diferentes ingredientes del plato y que uno puede elegir. Los guisos se preparan a fuego lento, pero el servicio es rápido.

El pan juega un papel fundamental, además de ingrediente, es utensilio, dado que hace las veces de cubierto. Le llaman inyera y es un pan plano, similar a un crêpe. Está hecho de harina fermentada de tef, un cereal etíope. Aquí no lo encuentran, así que lo preparan con harina convencional.

En la base del plato, que es enorme, la inyera, que preparan a diario. Un poco de escarola en el centro y ya las diferentes elaboraciones.

Sega Wot, un guiso rojo de ternera, con cebolla confitada y tomate, sazonado con berbere y mekalesha, dos mezclas de especies etíope.

Doro Wot, un guiso suave de pollo con cebolla confitada y sazonado con cúrcuma, jengibre y mekalesha.

Misir Wot, un dhal de lentejas picante, sazonado con berbere.

Ater Kik, otro dhal, este de guisantes, sazonado con cúrcuma y un toque de jengibre.

Gomen, que es kale al estilo etíope, con cebolla, jengibre y ajo, frito ligeramente.

Tikil Gomen, col salteada con zanahoria, cebolla, ajo y una pizca de cúrcuma.

Fosoliya, un salteado de judías verdes y zanahoria con un toque de ajo.

Kay Sir, un salteado de remolacha y patata con un punto de jengibre.

Ayib, queso fresco elaborado al estilo etíope.

Y rematan con una vinagreta sobre la escarola, a base de tomate y pimiento verde y la inyera enrollada.

En la tradición de la cocina etíope, los miércoles y viernes no se come carne, así que la cocina vegana está muy desarrollada. Evidentemente, uno se puede pedir un plato totalmente vegetariano.

La verdad es que el resultado es espectacular. El emplatado y los ingredientes lo hacen ideal para Instagram.

No sin cierta dificultad, empecé mezclando el salteado de kale con el Sega Wot. El guiso de ternera tiene un picante suave, con protagonismo para la mezcla de especias. Realmente sabroso.

El pan es esponjoso y ligeramente dulce, aunque no lleva azúcar.

Ana tampoco fue muy hábil, aunque ambos fuimos ganando práctica y al final dominábamos la técnica sin problemas.

Se declaró fan absoluta de los dhal, tanto del de lentejas como el de guisantes. Ambos con cuerpo, intensos.

La verdad es que todas las elaboraciones son muy sabrosas. Está muy bien ir jugando con ellas. El picante se aligera con el queso fresco. La escarola da textura. El salteado de judías verdes, el de col o las patatas con remolacha funcionan muy bien acompañando los dhal o las carnes.

Lo dicho, una manera de comer entretenida, compartida y con el inyera como protagonista.

La música ambiental es Ethio-Jazz y acompaña a un volumen agradable.

Los postres no son muy habituales en la cocina etíope, pero igual que han hecho con los picantes, suavizándolos para adaptarlos al paladar local, ofrecen postres elaborados en el día para aquellos que quieran acabar con algo dulce. Probamos el yogur casero con miel. Algo sencillo y rico.

Más interesante es el café. En un restaurante uno no puede ponerse con la famosa ceremonia del café etíope, pero sí elaboran una de las especialidades típicas, el café con especias. Mezclan el grano de café tostado con cúrcuma y clavo antes de molerlo. Añaden un poco de jengibre en polvo a la taza y añaden el café.

Es muy peculiar, vale la pena probarlo, especialmente si uno es curioso.

Abrieron hace un año, con horario de noches de martes a domingo. Desde hace una semanas, abren también viernes, sábados y domingos al mediodía.

Estos restaurantes étnicos enriquecen mucho la gastronomía de la ciudad. Da gusto cuando los responsables lo hacen con entusiasmo y autenticidad.

Entradas relacionadas:
Restaurante Indio en Barcelona Tandoor
Restaurante Mexicano en Barcelona Hijo de Méndez




TAiTU Dirección: Carrer Nou de la Rambla, 149, 08004 Barcelona


¿Te ha parecido este, un artículo 5 estrellas? Déjanos tu valoración:

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Contacto lateral
close slider

Contacta con El Cocinero Fiel

Share This