RESTAURANTE HEIMELI, CANTÓN DE LOS GRISONES (SUIZA)

El Cantón de los Grisones es el que tiene menos densidad de población de Suiza. Es montañoso y los bosques cubren una parte importante del territorio. El lugar ideal para abrir un restaurante de montaña.

Situado a 1800 metros sobre el nivel del mar, para llegar al Restaurante Heimeli hay que caminar sobre nieve unas dos horas. Los paisajes son espectaculares, así que, a excepción de un par de tramos, es bastante llevadero. Afortunadamente, para bajar, te dejan uno de sus trineos y en veinte minutos estás de vuelta.

Además del restaurante, tienen habitaciones como para pasar un fin de semana viendo nevar por la ventana. Evidentemente, la construcción ha sido reformada, pero conserva la estructura tradicional de la zona, de madera, de techos bajos y muchos compartimentos para conservar el calor.

Fuimos con la familia y no me llevé la cámara, así que grabé con el móvil y he pensado que, por una vez, no os importaría. Creo que es un sitio digno de conocer.

Afirman que lo suyo es «cocina gourmet casera». Recetario local y producto de proximidad. Casi todo platos contundentes, muchos tradicionales, como la sopa de heno o los capuns. Compartimos diferentes especialidades del Cantón de los Grisones.

Unos pizzoccheri, tallarines cortos de trigo sarraceno, que sirven con hojas de lechuga, zanahoria, patatas, judías verdes, queso de vaca alpino, cebolla, ajo y salvia. Aromáticos y originales, ideales para recuperar fuerzas.

Unos tipo de spaetzle que llaman pizokels, una pasta clásica de harina, huevo, sal y agua en cortes gruesos e irregulares, que sirven con champiñones, nata, nuez moscada y mucho queso alpino. Uno de los aromas más típicos de la zona, con mucha protagonismo para el champiñón y el queso fundido. Contundente e ideal para compartir.

Unos originales ñoquis, unos con frutos del bosque, dulces y curiosos, otros con acelgas, y, finalmente, unos fritos, servidos con con piñones, champiñones, queso, ajo y salvia. Me gustó que no le tuvieran miedo al ajo y también la constante presencia de las flores y hierbas aromáticas de la zona.

Como no, unos capuns estas hojas de acelga rellenas de la masa del spaetzle, mezclada con carne de salchicha y acompañada de una salsa ligera de queso. Muy peculiares, diríamos que tenes que ser de la zona para que te entusiasmen.

En la mesa adolescente predominaron los macarrones, también muy ricos.

De postre, no podía faltar el kaiserschmarrn, un postre muy típico, un híbrido entre una crêpes y un pancake, gruesos y dulces, que sirven troceados, espolvoreados con azúcar glas y acompañados de unas ciruelas en almíbar y un helado de vainilla. Otra bomba.

Y, lo dicho, para la vuelta, cuentas con trineos para bajar en unos minutos lo que te ha costado más de dos horas subir. Es toda una experiencia. Una cocina que te ganas a base de ejercicio. Diría que el hambre merecida siempre se sacia mejor.

Entradas relacionadas:
Los mejores cafés de Zurich




Mountain Hostel Berggasthaus Heimeli Sapün Sapün-Restaurant Heimeli, 7057 Langwies, Switzerland


¿Te ha parecido este, un artículo 5 estrellas? Déjanos tu valoración:

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…
Contacto lateral
close slider

Contacta con El Cocinero Fiel

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Share This