ONE-POT CARBONARA

Escrito el 10 de abril de 2015 por

¡Hola! Esto del onepot tiene su gracia. Se trata de elaborar recetas utilizando un único recipiente. Como comento en el vídeo, tiene dos claras ventajas. Por un lado, se ensucia poco y, por el otro, el ahorro en energía es importante.

589ONEPOTCARBONARA_BL2

Hace poco hice unos espagueti con wratburst con esta misma técnica y tuvo bastante éxito. En esta ocasión, es una versión de una clásica que aquí siempre hacemos mal, nos gusta con nata. O, mejor dicho, os gusta con nata :)

Según tengo entendido, se llama carbonara porque se le pone tanta pimienta que parece pasta cubierta de carbón. Como a mi me encanta, puse una buena dosis. A ver qué os parece.

Espero que os guste. Abrazos.

Onepot carbonara

589ONEPOTCARBONARA_BL3

Ingredientes

  • 75 g de spaghetti
  • 2 lonchas de panceta ahumada
  • 1 yema de huevo
  • 25 g de queso parmesano
  • 4 dientes de ajo
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Pimienta negra molida
  • Sal

Instrucciones

  1. En una olla alta, ponemos un chorrito de aceite y añadimos la panceta cortada en tiras y los dientes de ajo cortados en láminas gruesas. Lo dejamos a fuego lento.
  2. Mientras, rayamos el queso y separamos la yema de la clara. Batimos la yema y reservamos.
  3. Cuando la panceta está bien dorada, añadimos agua, suficiente para poder cocer en ella la pasta, de manera que se acabe secando casi en su totalidad. Salpimentamos.
  4. Cuando la pasta está lista, apagamos el fuego y añadimos el queso y la yema de huevo. Removemos bien, añadimos algo más de pimienta negra molida y servimos inmediatamente.

 

Tiempo de preparación: 20 minuto(s)
Tiempo de cocción: 25 minuto(s)
Número de comensales: 1

Entradas relacionadas:
Espaguetis carbonara by the book

, , ,

11

comentarios

  1. Paloma

    10. Abr, 2015

    ¡Bien! La gente se mete conmigo porque soy muy nazi con la cocina italiana, pero es lo que tiene haber vivido allí y darte cuenta de que ¡todo es tan sencillo!
    Pocos ingredientes, rápido, y un sabor impresionantemente rico. Nada de nata, cebolla, champiñones, y a saber qué más.

    No obstante, he de decir que en algunas regiones de Italia se le pone un poco de nata, y es una variante admitida la “pasta alla carbonara con panna”. Pero simplemente se reduce la cantidad de huevo a cambio de un poco de nata, nada más :)

    Felicidades por todo el blog, por supuesto. ¡Saludos!

  2. Juanma

    10. Abr, 2015

    El cambio que ha dado este blog desde aquella tortilla de patatas. Y al principio todo a mejor pero después… Estás cogiendo un aire modernito-elitista ciertamente irritante.

    Un saludo.

  3. Juanma

    10. Abr, 2015

    No es por hacer carbonara, es por el comentario de “os gusta”, por las recetas con ingredientes cada vez más gourmets o con preparaciones raras. Y después por cosas como tus protestas políticas, como el tuit aquel que pusiste a McDonald’s como si fuera un enemigo público… No sé, desde luego esto está perdiendo.

    • El Cocinero Fiel

      14. Abr, 2015

      Siempre digo que mi comentario favorito es “tú antes molabas”. Entiendo que si vas cambiando, acabas por decepcionar a los fieles.

  4. monica

    11. Abr, 2015

    me encanta tu forma de ver la cocina y el mundo. sigue asi por favor, no cambies

    • El Cocinero Fiel

      14. Abr, 2015

      Muchas gracias Mónica. Estos comentarios siempre ayudan.

  5. Juan Zeta

    12. Abr, 2015

    Preparé la carbonara. En el momento resultó satisfactoria, pero retrospectivamente abominable, porque estuve tomando litros de agua toda la noche, aunque la panceta no era especialmente salada.

    • El Cocinero Fiel

      14. Abr, 2015

      Qué raro. No entiendo qué es lo que te pudo sentar mal. Realmente no es algo muy salado, a no ser que la panceta fuera eso, muy muy salada.

  6. iñigo

    15. Abr, 2015

    Muerte a la nata en la cocina!!

    Yo opino lo contrario que un comentario anterior, te sigo casi desde tu inicio y últimamente me gustan más tus vídeos, van directos al grano y son más entretenidos.

    Y de pasta, últimamente compro las marcas italianas hechas de sémola de trigo duro (garofalo mi favorita), desde que las probé pienso que las marcas españolas nos han estado engañando como bobos haciéndonos creer que comíamos pasta de verdad.