RESTAURANTE OLOFSON Ahumados & Cervezas Artesanas BARCELONA

Escrito el 18 de octubre de 2018 por

De vez en cuando, en reddit, alguien pregunta a los profesionales de la hostelería cuales son las líneas rojas o signos de alarma para no entrar en un restaurante. La que acaba siendo más votada siempre es la carta larga.

RESTAURANTE OLOFSON Ahumados & Cervezas Artesanas

Ofrecer una carta larga significa tener muchos platos preparados. De otra manera, es imposible poder dar un servicio tan variado.

Personalmente, para comer un precocinado, me quedo en casa. Por eso me entusiasmas las cartas cortas.

Olof Johansson con bartender especialista en artesanas.

Así es la de Olofson, cervezas artesanas y ahumados. Una idea sencilla con producto de calidad y una oferta original con un toque sueco muy interesante.

Un local grande, diáfano, de estilo nórdico, con una buena terraza, ideal para pasar un rato relajado. Evidentemente, se puede vivir como uno quiera, pero la recomendación es pedirse una cerveza y, cuando entra el hambre, pedirse un plato o dos, para ir comiendo.

Una de las 12 artesanas de tirador

Una tarde noche saboreando tres artesanas de calidad, de diferentes estilos, acompañadas por dos o tres platos, poco a poco, durante dos o tres horas, es una de las mejores experiencias gastronómicas que uno puede tener.

La carta está dividida en platos para picar, ensaladas, bocadillos calientes, platos fríos, platos calientes y postres.

Los ahumados son fríos o calientes elaborados allí mismo, de pollo, ternera o cerdo, también de salmón, bacalao o caballa, incluso quesos y una nata que bien vale una visita. Con esto y la amplia variedad de artesanas, la oferta es irresistible.

Una de las 12 artesanas de tirador

Como siempre, pedimos muy por encima de nuestras posibilidades para enseñaros de qué va la cosa.

Empezamos con una porter, un estilo clásico inglés, con sus aromas a chocolate y café y una pale ale, ligeramente lupulada, con un punto dulce agradable.

Enseguida llegaron las bandejas metálicas que hacen las funciones de plato. Una de las ensaladas y un par platos para picar. La idea es que sean individuales, aunque nosotros siempre acabamos compartiendo.

Mozzarella ahumada

Un champiñón de París con mozzarella ahumada con madera de aliso. Un portobello tremendo, con un queso consistente, que se ha marinado en el caldo del pastrami, lo que da un resultado muy aromático.

El ahumado natural siempre es más rico en matices, dado que la madera tiene más protagonismo. En Olofson utilizan dos, una de manzano y otra de aliso.

Ensalada con pechuga ahumada

A Ana le gustó especialmente la pechuga ahumada de la ensalada, servida con tomate cherry, maíz, huevo duro, mézclum y una vinagreta de mostaza antigua y miel que funciona bien.

El marinado del pollo, con cerveza, sal y azúcar, le da aroma y, sobre todo, una textura tierna muy agradable. La capa de especias con la que se cubre la pechuga, también le da un punto de intensidad muy interesante.

Berenger waiss

Probamos también, en formato chupito, una berenger waiss, una cerveza ácida elaborada con frambuesas y fermentada en un fudre de merlot, el resultado se queda entre una cerveza y un vino. Muy curiosa.

Mazorca con mantequilla ahumada

La mazorca hervida siempre es un vicio, más si es con con mantequilla ahumada. El espelette es un pimentón elaborado de este pimiento. Le da un punto sutil de sabor.

Caballa ahumada

Probamos uno de los platos fríos. Un filete de caballa ahumada con las guarniciones que acompañan a todos los platos, una ensalada de patata y unos encurtidos de cebolla roja y pepino. En este caso, la salsa es una gravlax, elaborada con mostaza y eneldo.

El ahumado en frío de 15 horas le da una textura y un sabor peculiar, no muy fuerte, contrasta muy bien con los encurtidos, que dan un punto de acidez, y con la salsa, que es bastante dulce.

Seguimos con una APA, un IPA pero con lúpulos americanos, punto amargo y muy aromática, y una de abadía, de estilo belga, con los sabores clásicos a caramelo.

Las cervezas de abadía se clasifican en tres categorías, las “Blond” más suaves, las “Dubbel” de media fuerza y las “Tripel”, como esta, son más fuertes y tiene más graduación.

Bocadillo de pastrami

Evidentemente, fue ver el pastrami en la sección de bocadillos y saber cual de ellos iba a probar. Con pan de centeno de elaboración propia, los pepinillos y los encurtidos y, en este caso, una salsa tártara.

Olof Johansson, responsable de la cocina, ha estado experimentando con diferentes cortes de la ternera, dado que las piezas son muy diferentes aquí y el brisket no acababa de dar buenos resultados.

La elaboración es la tradicional, aunque con el vacío, un marinado de seis días con sal, una parte sal nitro evidentemente, azúcar y especias, después una capa de cilantro y pimienta negra y un ahumado en caliente de nueve horas.

Un resultado tierno y aromático que va muy bien con la tártara y la mostaza que lo acompañan. Tal vez lo serviría con la misma cantidad de carne, pero algo más de pan, para lograr un bocado más potente.

Costilla de ternera ahumada

Ya comentaba que se trataba de probar muchas cosas, así que nos animamos con uno de los platos calientes, una costilla de ternera, que se cubre con una mezcla de especias, sal y azúcar y se ahuma con madera de manzano durante nueve horas.

Salsa barbacoa, ensalada de patata y encurtidos para acompañar. Una carne que se deshace, cuya parte grasa es muy jugosa y te llena la boca. La parte magra hay que acompañarla de la salsa para que gane en intensidad.

La acompañamos de una lager, una cerveza de baja fermentación, la que más gusta en el mediterráneo, dado que es suave y refrescante, y una weissbier, una clásica alemana, de trigo, con punto dulce.

Brownie con nata ahumada y un brie ahumado con mermelada de arándanos

Llegó el momento de los postres. Probamos un brownie con nata ahumada y un brie también ahumado, servido con mermelada de arándanos. El brownie denso y potente, la nata ligera, cremosa, recuerda a los quesos ahumados más secos. El brie es una excelente idea.

Imperial stout

Los disfrutamos con una imperial stout, que ha pasado seis meses en barrica de bourbon y se le ha añadido vainilla de Madagascar, así que tiene los aromas que triunfan con el postres, café, chocolate y vainilla. Una maravilla.

Veremos que tal acogida tiene esta idea de tradición sueca, con ahumados de elaboración propia y una excelente selección de artesanas. Nosotros la disfrutamos mucho.

Entradas relacionadas:
La Picantería Escribà en Poblenou, Barcelona
Restaurante Antúnez en Barcelona

, , , , , , , , , ,

Los comentarios han sido cerrados.