Cafè Angèlica en Madrid

Escrito el 19 de septiembre de 2018 por

Algunas drogas provocan un efecto curioso, la sorpresa por lo cotidiano. La típica imagen del colocado mirándose las manos.

Es un ejercicio que recomiendo en el día a día, pero sin las drogas. Un simple plato de ensaladilla, sin florituras, la de toda la vida, si está bien hecha, hay que celebrarla, por muy cotidiana que sea.

Con la edad, la mía, Ana tiene como 20 o 30 años menos que yo, has probado muchas cosas y estas dejan de sorprendente. Algo tan habitual como coger una avión, es algo que mucha gente todavía no ha hecho y probablemente lo describirían con emoción.

Así que, para explicar algo con entusiasmo, hay que conservar capacidad de sorpresa y, aunque no es fácil, apreciar ciertas cosas como la primera vez.

Cafe Angelica, Madrid

Claro que cuando te rompen el corazón, ya no te enamoras igual. Afortunadamente, unas bravas, aunque te enamores de ellas la primera vez que las pruebas, no van a romperte el corazón. Te lo pueden romper después, cuando esperas que sean como la primera vez y ya no lo son.

Bien, pues con esa idea nos acercamos al Cafè Angèlica. Una tienda de cafés, tés y especias de Malasaña, con proyecto social, que ha llegado a La Latina en forma de cafetería restaurante.

Cafe Angelica, Madrid

Desayunos, picoteo, sándwiches y platos originales que se pueden acompañar con cócteles, vermú, vino de frasca y, como no, cafés de especialidad, en Malasaña cuentan con tostador propio.

Lo primero que llama la atención es la terraza, que acompaña las escaleras de la Travesía del Nuncio. Fuera, sillas de mimbre diseñadas por Miguel Milá, en el interior, un espacio con grandes ventanales y una barra pequeña con taburetes altos.

Mejillones en escabeche

De aperitivo, nos pedimos unos mejillones en escabeche, servidos con clavo, tomate seco, aceitunas, cúrcuma, comino y cardamomo. Una conserva bien potenciada gracias a los tomates hidratados con aceite y una buena selección de especias de su despensa.

Trainera aguacatera, Cafe Angelica, Madrid

Seguimos con lo que llaman trainera aguacatera, un sándwich donde el pan es sustituido por aguacate. La pedimos de pechuga de pollo ecológica. La sirven con lo que llaman un aliño Magallanes, con aceite de oliva virgen extra, comino, azafrán, cúrcuma, pimienta blanca, menta, flor de sal, cardamomo, clavo, semillas de lino y de amapola, aceite de coco y vinagre de manzana.

Como plato individual es algo excesivo. Igual lo serviría con medio aguacate cortado en láminas y extendido a un lado del plato y, en el otro, serviría el pollo en tiras con la salsa. El aguacate estaba tierno y fresco y compartido es un plato que funciona.

La carta está muy bien pensada para que los platos solo requieren de un toque final. Es una cocina de ensamblaje con dos grandes ventajas, ganas mucho tiempo y necesitas poco personal.

Salmón salvaje, Cafe Angelica, Madrid

Seguimos con uno de los platos que llaman del Siglo XXI, un salmón salvaje de Alaska, con aguacate ecológico de Málaga, arroz basmati de comercio justo, huevo duro y tomate de Huesca. En esta ocasión, un aliño “Elcano”, que consiste en una mezcla de aceite de oliva virgen extra, clavo, anís estrellado, galanga, ajo negro, jengibre, flor de sal, estragón, hierbalimón, miel, piel de lima, espirulina, semillas de amapola y alga wakame.

Fue el plato que más nos gustó, el salmón curado estaba muy sabroso, tomate y aguacate de gran calidad, el huevo algo pasado de punto y el aliño muy equilibrado.

Sándwich de roast beef, Cafe Angelica, Madrid

Con un par de platos hubiéramos tenido más que suficiente. Como siempre, la idea es enseñar cuantos más platos mejor, así que pedimos uno de cada categoría, uno de picoteo, uno del siglo XXI, una trainera y, para acabar, un sándwich de roast beef de ternera ecológica con lechuga, espárragos, fresas y mayonesa de mostaza violeta. Esta vez, un aliño Marco Polo, elaborado con aceite de oliva virgen extra, cardamomo, pimentón dulce, pimienta de Sichuan, aceite de oliva, flor de sal, jengibre, tomillo, chía, semillas de sésamo, piel de naranja y vinagre de tostadillo.

Como veis, las especias juegan un papel muy importante en la carta, al ser de tanta calidad, aportan una intensidad aromática muy interesante.

Un detalle que se agradece, puedes elegir entre pan de centeno ecológico o pan de molde brioche de La Miguiña, una excelente panadería de Madrid.

El contraste de las fresas, dulces y ácidas, con el roast beef funciona, recordad que es un plato que suele servirse con mermeladas o compotas.

Me voy a permitir una sugerencia. Serviría los mismos ingredientes y en la misma cantidad, pero cortaría la carne en láminas finísimas, para conseguir más capas y una mejor distribución, también cortaría las fresas en láminas y tostaría algo menos el pan. El bocado quedaría más equilibrado, aunque su elaboración costaría algo más de trabajo.

A Ana le llamó mucho la atención el intenso aroma a mantequilla del pan, al ser tan graso, le daba mucha jugosidad al bocado.

Brownie, Cafe Angelica, Madrid

Tienen una buena selección de tartas, de remolacha, zanahoria, el clásico cheesecake. Nos dejamos recomendar y nos sirvieron la tarta de chocolate Angèlica sin gluten.

Servida con nata, recuerda a un brownie, espesa y húmeda, con un chocolate de sabor intenso.

Café americano

No podíamos irnos sin probar un buen café de especialidad y una infusión. Ana se pidió un rooibos de Cerderbero, en Sudáfrica, con menta y piperita y yo un americano. Ambos de muy buen nivel.

Para ser pleno agosto, estuvimos muy bien en la terraza. Fueron unas horas muy agradables, aunque ya me comentaron las temperaturas medio refrescantes no eran muy normales.

Te, Cafe Angelica, Madrid

Igual que en The Body Shop te pones monísima y sabes que evitas el maltrato animal, en Cafè Angèlica disfrutas de buenos aromas sabiendo que provienen de comercio justo.

Mejillones en escabeche 9 €
Traineras aguacateras rellena de pollo 7,5 €
Anti corrupción y Anti oxidante 10 €
Sándwich Roast Beef 6,5
Tarta de chocolate sin gluten 4,5 €

Entradas relacionadas:
Restaurante Mexicano Tepic en Madrid
Restaurante japonés Hattori Hanzo en Madrid

, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Los comentarios han sido cerrados.