Restaurante Línia. Hotel Almanac. Barcelona

Escrito el 17 de enero de 2018 por

El pasado jueves cenamos en el Restaurante Línia invitados por la gente de Ron Brugal.  El protagonista era su Ron Gran Reserva 1888, con el que acompañamos la cena.

Lo disfrutamos con cuatro cócteles. Empezamos con dos de aperitivo. Suaves, muy agradables. El primero, The 1888 Chocolate Orange, con aroma de chocolate y aceites de naranja. La combinación del chocolate con la naranja nos encanta. La repetimos con la original Sacher que nos sirvieron de postres.

La protagonista: Ron Gran Reserva 1888

El otro cóctel de aperitivo fue el The 1888 Nightcap. Un nightcap es un “drink taken before bedtime”, es decir, una bebida para antes de irse a dormir. Servido con Pedro Ximénez y un bitter de chocolate. Con el chocolate como aromático, los dos funcionaban muy bien para abrir el apetito.

Cóctel con Ron Gran Reserva 1888

El restaurante está en la planta baja del Hotel Almanac de Barcelona, en Gran Via con Pau Claris. Este tipo de restaurantes y las terrazas en los áticos de los hoteles son tendencia. Es una buena manera de aprovechar el edificio. A mi es algo que me parece interesante porque hace que la oferta del hotel no sea exclusiva para turistas.

Un buen ejemplo es la Panadería Baluard en el Hotel Praktik. Paso semanalmente a por mi dosis de napolitana.

A Línia se puede entrar por el lobby, pero tiene acceso directo en Gran Via. El local es amplio. Una barra rodeada de taburetes a la derecha y una sala grande y diáfana. Creo que también tiene espacios privados.

Abierto desde octubre, Sergio Ruiz está al frente de una cocina sofisticada basada en el producto.

Tartar de atún salvaje de la Ametlla de mar con cremosos de aguacate y vinagre de arroz

Se trataba de conocer el menú, así que probamos platos muy por encima de nuestras posibilidades. Así os hacéis una idea de lo que sirven, conocéis la carta e incluso podrías animaros con una versión.

Empezamos con un par de croquetas de bacalao con un peculiar allioli. Suaves y sabrosas.

Brindamos con un cóctel de ron y cenamos con cerveza. Sirven una artesana propia de trigo. Suave, de las que no cansan.

Seguimos con una stracciatella de burrata, guacamole, albahaca, tomates, aceituna y piñones. Un plato refrescante, la burrata y la albahaca funcionan siempre bien.

El tartar de atún salvaje de L’Ametlla de Mar, lo sirven con un cremoso de aguacate y vinagre de arroz. Lo rematan con atún seco rallado. Muy original. La piezas de pescado son grandes y es recomendable mezclarlo antes de servirlo. A Ana le chifla el atún, así que lo disfrutó mucho.

Steak tartar de ternera de Wagyu con su aliño y tuétano a la brasa

El steak tartar de ternera de Wagyu con su aliño se sirve sobre un tuétano a la brasa, es un despliegue tremendo. El hueso sirve de base, la médula es grasienta y saborosa. El tartar en esta ocasión, muy bien picado, una mezcla explosiva que pide pan.

Los guisantes lágrima, las espardeñas y la trufa son productos que, por sí solos, pueden ser protagonistas absolutos de un plato.

Ferran Adrià, en su decálogo, afirma que todos los productos tienen el mismo valor gastronómico, independientemente de su precio. Es algo en lo que hay que insistir constantemente.

El lujo se define por la escasez, sin relación con el sabor o el potencial de un producto. El plato funciona bien pero es un pelín excesivo.

Seguimos con un calamar de potera a la brasa, con su guiso y gnocchi de limón. Hace un par de años que me encuentro con calamares muy poco hechos. Quedan algo viscosos, pero su sabor se intensifica. Muy original el gnocchi de limón.

Arroz de ibéricos con morcilla de Wagyu a la brasa

Recuerdo perfectamente la primera vez que probé un pulpo a la brasa. Fue en un chiringuito de playa en Lanzarote. Cada vez que lo pruebo, me traslado a aquel paisaje extremo. En Línia lo sirven braseado, con una parmentier, pimentón de la Vera y allioli.

Acabamos por todo lo alto. Un plato más para el mediodía pero al que no quisimos renunciar. Un arroz de ibéricos con morcilla de Wagyu a la brasa. Sabrosísimo, grasiento, potente. Grano fino y suelto. Una maravilla.

Antes del postre, nos pedimos un par de cócteles más. Empezamos con un The 1888 Solstice. Como bien sabéis, el solsticio de invierno o verano son los momentos del año en los que el Sol alcanza su mayor o menor altura aparente en el cielo. Me quedo con el de verano :) El cóctel está servido con St Germaine, licor de flor de saúco y bitter de melocotón. Combinación de aromas con un amargo agradable.

Finalmente, un The 1888 Riviver, con syrup de vainilla casero y bitter de café. Café y vainilla, dos aromas intensos muy agradables. Un cóctel muy redondo que funcionaba muy bien con los postres.

Sacher DO Almanac de naranja

Probamos tres, una Sacher de naranja, un albaricoque, con yogur y helado de vainilla y una espuma de coco con su crumble, piña salteada, albahaca, chile y granizado de piña.

Albaricoque, yogur y helado de vainilla

El chocolate y la naranja es una combinación que nos encanta. Una elaboración clásica con un punto original. El albaricoque estaba para lamer el plato. A Ana le encanta el coco, así que fan absoluta de la espuma. El toque picante es muy original y, curiosamente, funciona bien en esta combinación.

Espuma de coco con su crumble, piña salteada, albahaca, chile y granizado de piña

La caja de petit fours fue el detalle final.

Disfrutamos mucho de la experiencia. Evidentemente, se cena con un par de platos, pero probando tantas cosas os las podemos enseñar. Es un formato que me parece interesante para que unos se haga una idea del restaurante y su cocina.

Si tuviera que poner una pega, la música, demasiado alta. Lo mejor, en los platos y en el servicio.

No estuve muy inspirado con el balance de blancos. Con las fotos os haréis una idea mejor de los platos que disfrutamos.

Los precios:
Croqueta de bacalao con allioli Almanac 2,5/u.
Stracciatella de burrata, guacamole, albahaca, tomates, aceituna y piñón 9 €
Tartar de atún salvaje de la Ametlla de mar con cremosos de aguacate y vinagre de arroz 21 €
Steak tartar de ternera de Wagyu con su aliño y tuétano a la brasa 21€
Guisantes lágrima con espardeña y trufa
Calamar de potera a la brasa con su guiso y gnocchi de limón 19€
Pulpo braseado, parmentier, pimentón de la Vera y “alli oli” Almanac 20 €
Arroz de ibéricos con morcilla de Wagyu a la brasa 19 €
Sacher DO Almanac de naranja 4,5 €
Albaricoque, yogur y helado de vainilla 5€
Espuma de coco con su crumble, piña salteada, albahaca, chile y granizado de piña 5 €

Entradas relacionadas:
ROM Restaurant & Taverna (Roses)
Tunateca Balfegó (Barcelona)

, , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Los comentarios han sido cerrados.