UNA FRANCESINHA EN LISBOA

Escrito el 8 de mayo de 2017 por

¡Hola! Estaba en Portugal con motivo de i9agri, la Primera Feria de Innovación Agroalimentaria del país, que se celebraba en Castelo Branco, una ciudad del interior con un tejido industrial prometedor.

Organizada por Inovcluster, asociación agroindustrial de la zona centro, que apuesta por la innovación. Además del espacio de feria, incluía el III Congresso Internacional InovCluster, con un programa muy completo con charlas de todo tipo.

Me interesa la innovación en el sector alimentación y creo que merece una reflexión más extensa, así que he decidido grabar un vídeo para apuntar un par de ideas, en cuanto lo tenga, publicaré aquí el enlace. Soy consciente de la necesidad de innovar, aunque algunos de los caminos que se han iniciado no los comparto.

Por apuntar una idea, las novedades que me interesan son las más ligadas al territorio y al rescate y comercialización de productos de toda la vida. Un ejemplo podría ser Flor de Sal, un proyecto que da reconocimiento, con DOP, a un producto básico que, cuidado, mejora sustancialmente la calidad de los platos. Me extenderé, como digo, en un vídeo en breve.

Aprovechando que pasaba por Lisboa, decidí probar la francesinha, es plato típico de Oporto pero es fácil encontrarla por todo Portugal. Ya que estaba, me pasé por un par de cafeterías con café de especialidad y un bar de copas muy original.

FABRICA COFFEE ROASTERS, Rua das Portas de Sto. Antoa, 136

En un país con buena tradición cafetera, la Fabrica Coffe Roasters apuesta por el café de especialidad, comprando en origen y tostando en el mismo local donde sirven los clásicos, incluído el flat white o el cold brew.

Desayuné un croissant, algo seco, y un latte, con demasiada espuma para mi gusto y algo frío, pero con un café de gran calidad.Tienen tanto éxito que ya han abierto otro local. Pagué 3,00 por el latte y 1,60 por el croissant.

COPENHAGEN COFFEE LAB, Rua Nova da Piedade, 10

Daneses con familia en Portugal se han animado con un local de estilo nórdico, como no podía ser de otra manera, donde explican los cafés con su traducción a los clásicos de la ciudad. Un macchiato es un pingado, un flat white un meia de leite o un latte, como galâo.

Poquitas cosas para comer, pero muy cuidadas. El servicio es lento, el barista preciso, dedicando tiempo a cada elaboración. El flat white lo sirven sin plato, de sabor inensísimo, casi coloca. El espresso con los aromas de un buen café de especialidad.

Pagué 1,30 por el expresso y 3,20 por el flat white.

DOM TACHO RESTAURANTE, Rua David Sousa, 19A

El metro, mucho menos romántico que el tranvía, me llevó hasta Dom Tacho, un local pequeño, con terraza, especializado en la francesinha.

Es un sándwich de pan tostado, relleno de carne, jamón y chorizo picante, cubierto por lonchas de queso y rociado con una salsa espesa a base de pimentón. Una auténtica bomba. Me pareció excesivo, salado, no me lo puede acabar. Entiendo que es una de esas cerdadas que hay que probar por lo menos una vez.

Realmente tiene muchos adeptos. El único local al que fui en el que todos los clientes eran locales. Por dos cañas y la francesinha, que sirven acompañada de abundantes patatas fritas, pagué 11,75€.

PENSÂO AMOR,  Rua do Alecrim, 19

Un antiguo prostíbulo reconvertido en bar de copas. El local tiene varias plantas y vale la pena darse un paseo por todas ellas antes de sentarse. Han conservado parte de la decoración, lo que le da un toque decadente muy divertido.

No tenía cuerpo para copas y supongo que es lo que hay que hacer allí. Aunque por la tarde se está bien. Bastante tranquilo y con sitio en una mesita con una de las patatas en el balcón. Pasé un rato agradable. Por un agua con gas y un café con hielo pagué 2,50, muy bien de precio.

Ha empezado el calor, así que estamos en temporada alta. Para ser un fin de semana después de semana santa, la cantidad de turistas que había en el centro era impresionante. Mi recomendación es que dediquéis un día a Lisboa y después visitéis zonas del interior. En general es un país en el que se come muy bien muy barato, además de tener paisajes espectaculares.

Entradas relacionadas:
Un par de hamburguesas en New York

, , , , , , ,

Los comentarios han sido cerrados.