RESTAURANTE LES COLS DOS ESTRELLAS MICHELIN EN OLOT

La visita a Les Cols fue con motivo de la presentación de la nueva colaboración entre Fina Puigdevall, premio nacional de gastronomía 2019, y Veuve Clicquot, así que no pude grabar la experiencia como a hago habitualmente.

En todo caso, las imágenes me sirven para dejaros una breve reflexión sobre el lujo. En la serie de Netflix Hyper Hardboiled Gourmet Report, viendo a una mujer liberiana prostituirse para pagarse un plato de arroz al curry, un crítico gastronómico japonés se dice: «y yo me preocupo por el crujiente de un bocado».

En un mundo así parece una frivolidad hablar de una experiencia gastronómica. Pero hay que disfrutar de la vida, hacerlo dejando un mundo mejor del que te has encontrado, pero con una sonrisa.

Para conseguirlo, creo que es importante hacerse preguntas incómodas. Un par de ejemplos, ¿viven mejor los dueños y trabajadores de los restaurantes caros o de los baratos?; ¿es mejor ir una vez a la semana a comerse una hamburguesa a McDonalds o una a al mes a comer bien a un buen restaurante por el mismo precio?

Las respuestas son complicadas, siempre va a haber un “depende” y se debe evitar responsabilizar a los que menos tienen, son los que menos pueden elegir, pero las preguntas hay que hacérselas.

En Les Cols su discurso se asienta en el lujo austero. En lugar de caviar, trufas, ostras o foie proponen producto de la tierra con la voluntad de exprimir todos su potencial. Presentan como caviar de la Garrotxa unas judías de Santa Pau con pimiento confitado y tocino vegetal, por ejemplo.

Y es que el lujo puede ser algo muy diferente en función de quién seas y en qué momento de la vida estés. Para algunas, puede serlo comerse un helado a solas en un centro comercial cerrado.

El plato que más me gustó fue el huevo fresco del día de diferentes colores con patata, judía verde, zanahoria y pimiento rojo. Una versión de la ensaladilla sorprendente, de sabores frescos, limpios, identificables.

Cuando llegas te sirven un aperitivo en el jardín. Después se pasa por la cocina, antes de acomodarse en la mesa. Tras los postres, se vuelve al jardín para disfrutar del café y el chocolate. Si te apetece, incluso te extienden una manta sobre el césped y puedes echarte una siesta a la sombra.

Una experiencia gastronómica por todo lo alto.

Entradas relacionadas:
El Portal del Echaurren, dos Estrellas Michelin en La Rioja




Restaurant Les Cols Carretera de la Canya, 106, 17800 Olot, Girona


¿Te ha parecido este, un artículo 5 estrellas? Déjanos tu valoración:

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Contacto lateral
close slider

Contacta con El Cocinero Fiel

Share This