¡Hola! Le doy muchas vueltas al tema de la identidad. Desde mi punto de vista, la manera en la que nos definimos afecta tremendamente a nuestra personalidad. Por eso creo que hay gente que se equivoca eligiendo identidad.

Pongamos que un médico, padre de familia y aficionado al motociclismo, pierde un brazo en un accidente de tráfico por culpa de un guardarraíl. Puede acabar siendo el presidente de la asociación anti-guardarrailes o puede seguir siendo un médico, con hijos, al que le falta un brazo.

Ojo, no me malinterpretéis, no estoy diciendo que no se deba tomar una posición crítica ante algo que se puede cambiar a mejor, estoy pensando en la respuesta que daría a la pregunta ¿tú quién eres? Si el tipo es feliz presidiendo la asociación y haciendo que eso sea una parte importante de su vida, perfecto, pero si toma una postura que podríamos definir como amargada, de yocontraelmundo, entonces creo que se equivoca.

Todo esto lo comento por los problemas que, lamentablemente, tienen muchas personas cuando se meten en la cocina. Alérgicos o celíacos, por ejemplo, tienen muchas dificultades. Pero hay muchas maneras de enfrentarse a la adversidad y creo que no es bueno definir tu personalidad por las limitaciones que tienes en tu alimentación.

Sé que no es en absoluto comparable, pero yo soy miope. Así que tengo una enfermedad congénita. Esta enfermedad no me define en absoluto. No me acuerdo casi nunca. Tal vez estaría más guapo sin gafas :-) y no tendría que andar con las lentillas cuando quiero hacer deporte. Veo el mundo borroso y lo he visto así desde siempre. Y esta circunstancia es una simple anécdota en mi vida.

Lamentablemente, los celíacos no pueden olvidarse nunca de que lo son a la hora de comer, pero la rutina acaba moldeando la conducta y facilitando las cosas. Y lo dejo con un «mejor no definirse como celíaco».

Bien, vamos ya con la receta… Espero que os guste. Abrazos.

Pollo al horno a la catalana

Ingredientes

  • 1 pollo torceado
  • 2 cebollas
  • 20 ciruelas pasas
  • 1 cabeza de ajos
  • 1 limón
  • 1 ramita de canela
  • 1 puñado de piñones
  • 1 copa de vermouth rojo
  • AOVE, pimienta y sal.

Instrucciones

  1. En una bandeja de horno ponemos las cebollas cortadas en juliana, el pollo, las ciruelas, la cabeza de ajos cortada por la mitad, el limón troceado en cuatro, la ramita de canela, el vermouth y un buen chorro de AOVE. Lo salpimentamos, lo removemos bien y lo metemos en el horno a 100 ºC durante cuatro horas.
  2. Pasado ese tiempo, lo sacamos del horno y lo dejamos atemperar. Retiramos los trozos de limón y la canela, también la piel del ajo y quitamos la piel y deshuesamos el pollo.
  3. Freímos los piñones hasta que se doren y los ponemos sobre el pollo. Lo servimos acompañado de arroz o puré de patatas.

 

Tiempo de preparación: 5 minuto(s)
Tiempo de cocción: 4 hora(s)
Número de comensales: 4

Entradas relacionadas:
Pollo al horno
Pollo hainan


¿Te ha parecido este, un artículo 5 estrellas? Déjanos tu valoración:

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 4,00 de 5)
Cargando...
Contacto lateral
close slider

    Contacta con El Cocinero Fiel

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

    ACEPTAR
    Aviso de cookies
    Share This