¡Hola! Pues no sé si habrá alguien ahí fuera, este puente parece que ha hecho estragos. Para los fieles, aquí tenéis una nueva receta, pero antes, como siempre, una pequeña reflexión.

Me gustan los blogs y la “cultura” blogger. La libertad de publicar lo que uno quiera, pasando de intermediarios, ha supuesto un cambio importante en como recibimos y compartimos información de todo tipo. Pero muchas veces me cuestiono si realmente existe una cultura común, unos valores y unas creencias compartidas.

Suelo decir que la mayoría de gente que ve mis vídeos no sabe o no le importa que sea blogger. Tengo muchos más visionados en Youtube que en el blog, así que más que un blogger, soy un how-to de cocina. En todo caso, me considero blogger y tengo mis normas autoimpuestas.

Lo que quiero es poner énfasis en el hecho de que a la mayoría de la gente no le importa y, como no le importa, hay muchos otros bloggers que simplemente no tienen la misma filosofía. Pongamos el ejemplo más típico, el de las relaciones comerciales.

Recibo muchas propuestas comerciales. La mayoría no las acepto, pero si veo quién lo hace y en qué condiciones. No me supone ningún problema, creo que es perfectamente legítimo ganarse la vida haciendo lo que a uno le gusta y nunca he entendido las exigencias éticas a los bloggers, si a otros no se les exige igualmente. No hay más que abrir un periódico para darse cuenta de a qué intereses responde y con quién tiene relaciones comerciales.

Pero, el otro día, recibí una propuesta comercial que acababa así: “Lo que sí es importante es que se cumpla con las fechas de publicación y que no salga nada de post patrocinado”. Lo que piden va, precisamente, en contra de una de las normas más comunes de la cultura blogger y, si lo piden, será porque habrá muchos que lo aceptan.

Acabo. Lo que yo creo es que cada uno puede hacer lo que le de la gana aunque, desde mi punto de vista, siempre es mucho mejor si lo que haces es transparente.

La receta:
Si, lleva su tiempo y supongo que no es una receta para repetir a menudo, pero vale la pena probarla. Existen bastantes variantes, se puede hacer con cerdo o pollo y probablemente quede muy rico, pero las sardinas estaban muy bien de precio, así que… No sé si quedará bien en el horno, pero seguro que es mucho más fácil, no hay más que poner todas las capas y dejarlo un par de horas, ¿no?

Espero que os guste. Abrazos.

Ingredientes:
2 patatas, 2 berenjenas,
2 pimientos, 2 cebollas,
1/2 kg de sardinas,
8 tomates maduros,
aceite de oliva virgen extra,
pimienta y sal

Entradas relacionadas:
Arroz cremoso con sardinas
Sardinas confitadas


¿Te ha parecido este, un artículo 5 estrellas? Déjanos tu valoración:

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Contacto lateral
close slider

Contacta con El Cocinero Fiel

Share This